Lavrov resalta el «asombro con el que Occidente observó la rapidez del despliegue de las fuerzas de paz de la OTSC en Kazajistán»

Lavrov resalta el «asombro con el que Occidente observó la rapidez del despliegue de las fuerzas de paz de la OTSC en Kazajistán»

Publicado:

«Espero que no tengamos que volver a utilizar esta experiencia, pero tenemos que mantener la pólvora seca», afirmó el canciller ruso.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, resaltó este viernes la importancia de las fuerzas de mantenimiento de paz creadas por la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC).

Respondiendo a la pregunta de una periodista kazaja durante una rueda de prensa en Moscú, el canciller resaltó que los acontecimientos en Kazajistán «han demostrado que los esfuerzos para crear capacidades de mantenimiento de la paz que se han hecho en la OTSC en los últimos años han sido muy eficaces y muy demandados».

«El asombro con el que Occidente observó la rapidez con la que se desplegaron las unidades de todos los países de la OTSC en Kazajistán a petición de su presidente fue apreciado por todos, no me cabe duda», dijo Lavrov, que agregó: «Espero que no tengamos que volver a utilizar esta experiencia, pero tenemos que mantener la pólvora seca».

«Por supuesto, debemos estar preparados si pasa algo. Hay suficientes intenciones desde el exterior para socavar la situación en Asia Central y otros países de la OTSC. Y estas intenciones, por cierto, se han vuelto más insistentes y arriesgadas y peligrosas después de que los estadounidenses huyeran de Afganistán junto con el resto de los miembros de la OTAN», señaló Lavrov. El ministro añadió que, después de los disturbios en Kazajistán, los servicios especiales de los países miembros de la OTSC se tomarán «aún más en serio» las «células durmientes» de organizaciones terroristas en los países de la alianza, que incluye a Rusia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Armenia.

Las protestas en Kazajistán desembocaron en violencia, enfrentamientos con la Policía y saqueos. Lo que empezó justo después del Año Nuevo como manifestaciones contra el aumento de los precios del gas licuado de petróleo pronto adquirió un cariz político, con exigencias para apartar del poder a todos los corruptos y mejorar el nivel de la vida de la población

Deja una respuesta