Científicos descubren que el virus de la mononucleosis infecciosa podría ser el causante de la esclerosis múltiple

Científicos descubren que el virus de la mononucleosis infecciosa podría ser el causante de la esclerosis múltiple

Los investigadores explicaron que se trata de «un gran paso», porque sugiere que la mayoría de los casos de esclerosis múltiple podrían prevenirse y curarse deteniendo la infección por el virus.

Científicos de la Universidad de Harvard revelaron que el virus de Epstein-Barr (VEB), causante de la mononucleosis infecciosa, podría provocar también esclerosis múltiple. 

«La hipótesis de que el VEB causa esclerosis múltiple ha sido investigada por nuestro grupo y otros más durante varios años, pero este es el primer estudio que aporta pruebas convincentes de causalidad», indicó Alberto Ascherio, profesor de epidemiología y nutrición en la Escuela Chan, de Harvard, y autor principal del estudio, publicado este jueves en la revista Science.

Para detectar la conexión entre ambas enfermedades, los investigadores analizaron muestras de sangre tomadas cada dos años a 10 millones de militares estadounidenses activos y en retiro, e identificaron a 955 que fueron diagnosticados de esclerosis múltiple durante su servicio militar. 

Al analizar las muestras de sangre de estos pacientes antes de que enfermaran, los científicos pudieron determinar que el riesgo de desarrollar la enfermedad aumentaba 32 veces tras la infección por el VEB, lo que no ocurría en caso de infección por algún otro virus.

Los autores explicaron que se trata de «un gran paso», porque sugiere que la mayoría de los casos de esclerosis múltiple podrían prevenirse deteniendo la infección por el VEB, y que concentrarse en ese virus podría conducir al descubrimiento de una cura para esta enfermedad.

La esclerosis múltiple es una enfermedad en la que el sistema inmunológico ataca las cubiertas protectoras de las fibras nerviosas, lo que provoca debilidad muscular, entumecimiento, dolor, fatiga, pérdida de coordinación y otros síntomas. La dolencia, que es incurable, afecta a 2,8 millones de personas en todo el mundo.

Deja una respuesta